31 de mayo de 2013

Haz el bien y hazlo bien

Autor: Jesús David Muñoz

Cada quien puede imaginarse a la Virgen María como quiera, pero la fiesta de la Visitación de María a santa Isabel, nos deja relucir unas cualidades de la Doncella de Nazaret que van quitanto espacio a la imaginación y nos llevan a comprender cómo era Ella en realidad.

Para comenzar, a María nadie le pide que vaya a ayudar a Isabel. El ángel le comenta lo de su embarazo simplemente para mostrarle que para Dios no hay nada imposible. Pero Ella parece ser experta en leer entre líneas y va más a fondo. Es una de esas personas que no puede estar tranquila viendo que alguien está pasando una necesidad. Nunca fue una mujer de brazos cruzados, parlanchina o dada al ocio. Todo lo contrario, para ella ni siquiera el embarazo era motivo para quedarse sentada.

29 de mayo de 2013

El arte y el hombre


Autor: José Luis Cordero 

Todo ser humano tiene la necesidad de expresarse y sacar lo que lleva dentro. Si en algún momento se guardara al menos un poco de lo que su mente y su corazón pueden producir, seguramente saltaría en pedazos. Por eso, el hombre se comunica, habla, grita, canta; se expresa de las formas más variadas que su imaginación pueda figurarse.

27 de mayo de 2013

¿Familia numerosa o reducida?


      Autor: Celso Julio da Silva


La pregunta es muy compleja, ¿son mejores las familias repletas de hijos o es más equilibrado tener máximo dos hijos? No sé si pueda sacar una contundente respuesta del bolsillo. Estuve buscando las recientes estadísticas de nacimientos por continentes y países, y de verdad que no me convencieron, mueren y nacen personas a cada segundo y una familia sucede a varias. Así, la pregunta sigue revoloteando en el aire: ¿tener muchos o pocos hijos? En una familia donde, por ejemplo, hay sólo dos hijos, uno de ellos le dice a la madre: “madre, ¿por qué no tuviste más hijos?”, “siempre esperé a una niña y no tuve esa suerte. Gracias a Dios, Él me dio a ustedes dos, uno acompaña al otro, no se sienten solos, estoy muy agradecida y feliz, pero no más.” Admiro a personas que compartieron su infancia entre muchos hermanos, jugaron juntos, pelearon juntos, crecieron juntos, celebraron la vida juntos y según las malas lenguas, las familias numerosas son más felices y los hijos crecen muy avispados, inteligentes y emprendedores. Los envidio. De cara a estos planteamientos me siento obligado a respaldar un intento de respuesta a esa pregunta que nos inquieta y lo haré desde el punto de vista moral, social, económico y cultural.

24 de mayo de 2013

¿Libertad reproductiva o eugenismo discriminatorio?

Autor: Fernando Pascual

Usar la palabra libertad para defender un crimen resulta extraño y contradictorio. Porque la libertad de un ser humano no debe convertirse en motivo para acabar con la vida de otro ser humano.

Por eso resulta paradójico que algunos invoquen la idea de “libertad reproductiva” para defender un presunto derecho de las mujeres para acabar con la vida de un hijo con defectos genéticos o de otro tipo.

Es cierto que nadie puede obligar a nadie a amar. Es cierto que a nuestro alrededor hay quienes causan molestias, algunas realmente graves, otras que merecen ser llamadas injusticias. Pero frente a quienes provocan daños no surge ningún derecho al asesinato. En los casos que lo ameriten, basta con acudir a los jueces para que restablezcan el derecho y castiguen a quienes lo merecen.

22 de mayo de 2013

Los Papas, la cruz y la alegría

Autor: Julio Muñoz

 La alegría cristiana pasa por abrazar la cruz que el Señor nos presenta cada día

El 13 de marzo de 2013, tras la famosa fumata bianca, me sorprendió un temor, tal vez natural, ante un papa «inesperado».

Por un lado la liturgia para la Cuaresma de este año, por medio del profeta Isaías, nos venía recordando que Dios siempre provee para su pueblo y que nunca nos deja solos: «no pasarán hambre ni sed, no les hará daño el bochorno ni el sol; porque los conduce el compasivo y los guía a manantiales de agua» (Is 49, 8-15). Por otro, estaba inquieto ante esta sorpresa de Dios y quise aquel mismo día, antes de meterme en la cama, encontrar una palabra que iluminara mi corazón. Abrí al azar el diario de sor Faustina y me topé con esta frase que el Señor dirige a la santa refiriéndose a su confesor: «Es un sacerdote según Mi corazón, Me agradan sus esfuerzos».

20 de mayo de 2013

Se define lo que se quiere

Autor: Max Silva Abbott

Leía hace poco que en realidad, resulta sorprendente cómo la idea del matrimonio homosexual ha ido expandiéndose en parte, fruto de una notable apatía por defender lo que hoy se llama “matrimonio tradicional”. Y el comentario parece tener razón.

En efecto, si se analiza esta cuestión, y dada la importancia del tema –ni más ni menos, la conformación de lo que entiende por “familia”, con todas las consecuencias que ello conlleva–, salvo algunas excepciones, por regla general, la defensa del matrimonio tradicional, si bien heroica en la generalidad de los casos, ha sido débil, tanto por su ímpetu, como por el número de personas que realmente se han comprometido con dicha causa. Mas, ¿por qué se ha dado este fenómeno?

17 de mayo de 2013

Pensamientos de la Madre Magdalena de Jesús (y 8)

Autor: Madre Magdalena de Jesús, ocd

71.- Sonreír y darme con caridad sólida a todas, siempre. Y hacer agradable y feliz la vida de Comunidad. Todo con la ayuda de mi Dueño y Señor del alma.

72.- Gran fidelidad interior y exterior, presencia ininterrumpida que sea oración viviente, caridad delicadísima en el trato, saber disculpar, no hacer comentarios, sonreír y mucha suavidad. Leerlo todos los días si me es posible.

73.- Para tener oración, tener pureza de conciencia, quietud de espíritu y vacío del alma. No dar entrada a las mil niñerías suscitadas por la imaginación.

74.- Veo clarísimo que no debo nunca decir nada que pueda ser algo de alabanza propia en hechos, dichos o cosas espirituales, en nada que quede yo bien. Y exteriormente tratar de no disculparme nunca.

15 de mayo de 2013

La pieza olvidada

Autor: Max Silva Abbott

Una cosa que puede observarse en las diferentes disputas que hoy afectan a la institución familiar (divorcio, anticoncepción, aborto, parejas del mismo sexo, tuición compartida, etc.) es que por regla muy general, el gran ausente en todas las consideraciones de quienes pretenden modificarlo todo, son los menores, esto es, los niños y jóvenes que dependen de dicha institución y que en el fondo, han sido el principal leit motiv de su configuración tradicional.

En efecto, si con el paso de los siglos hubo que regular mediante la institución matrimonial la relación natural entre hombre y mujer, ello se debió, entre otras cosas, sobre todo al interés de otorgar a los menores un ambiente mínimamente idóneo para su desarrollo, al radicar en ellos el futuro de cualquier sociedad.

13 de mayo de 2013

¿La Iglesia debe cambiar para “sobrevivir”?

Autor: Fernando Pascual

La advertencia llega una y otra vez: si la Iglesia católica no cambia se extinguirá.

La idea se construye desde diversos presupuestos. Uno de ellos consiste en creer que sólo perviven aquellas instituciones (también las religiosas) que se adaptan a los cambios sociales y culturales, pues resultaría imposible seguir adelante en contra de la mentalidad dominante.

Este presupuesto queda falsificado si recordamos los tres primeros siglos de la Iglesia. La cultura de entonces aceptaba como justo, como obligatorio, ofrecer sacrificios a los dioses del Estado o al emperador. Veía como actos lícitos el infanticidio y el aborto en ciertos casos. Había legislado a favor del divorcio. Permitía y promovía la esclavitud. La sociedad romana imponía algunas de estas ideas por la fuerza, hasta el punto de que el que no realizaba ciertos ritos era condenado a muerte.

10 de mayo de 2013

La piedad olvidada

Autor: Max Silva Abbott

Una cosa que puede observarse en las diferentes disputas que hoy afectan a la institución familiar (divorcio, anticoncepción, aborto, parejas del mismo sexo, tuición compartida, etc.) es que por regla muy general, el gran ausente en todas las consideraciones de quienes pretenden modificarlo todo, son los menores, esto es, los niños y jóvenes que dependen de dicha institución y que en el fondo, han sido el principal leit motiv de su configuración tradicional.

En efecto, si con el paso de los siglos hubo que regular mediante la institución matrimonial la relación natural entre hombre y mujer, ello se debió, entre otras cosas, sobre todo al interés de otorgar a los menores un ambiente mínimamente idóneo para su desarrollo, al radicar en ellos el futuro de cualquier sociedad.

8 de mayo de 2013

El hábito sí demuestra al monje

Autor: Luis Alfonso Orozco

Las personas tienen derecho a saber que eres sacerdote
“Llevar el distintivo clerical para mí es un gusto y ante la gente es un deber. Las personas tienen derecho a saber que eres sacerdote”. Son palabras de un buen sacerdote conocido, seguro de su identidad y de su misión sobrenatural.

Con frecuencia se observan religiosas o sacerdotes en lugares tan comunes como la sala de espera de un aeropuerto o andando por las plazas de las ciudades. Su vestido sobrio pero digno revela a leguas su estado y condición de personas consagradas. No lo ocultan y esto la mayoría de la gente lo aprecia y lo agradece.

6 de mayo de 2013

Déjalo libre para que a ti regrese

(Para padres de familia sobre el matrimonio y los hijos)
Autor: Alejandro Martín del Campo

Los refranes populares encierran sabiduría perenne. Su contenido es válido tanto para el senador de la Roma imperial como para el agricultor de la Edad Media; para el ama de casa y para el empresario de negocios. Uno de éstos suena así: “Si tienes algo, déjalo libre. Si regresa, es tuyo; y si no regresa, nunca lo fue”. El refrán, visto desde la óptica del matrimonio, es muy elocuente; pero, conviene apreciar bien su melodía.

La vocación matrimonial encierra aspectos riquísimos; y son dos sus fines a los que la institución matrimonial se compromete: la vida conyugal y la apertura a la vida. Los dos fines son ámbitos profundos para la reflexión. Por ahora, este artículo se concentra en algunos aspectos del segundo: la relación padres-hijos, y la libertad que deben otorgar los primeros a los segundos.

3 de mayo de 2013

¿Quién derriba nuestros muros interiores?

Autor: Leonardo Arellano

Todas las personas, unas más, otras menos, tienen sus propios muros interiores. Saberlo y reconocerlo es de por sí una ventaja, pero es necesario descubrir esos muros que limitan mi avance en la vida y son un obstáculo para la felicidad. Una vez terminado el trabajo de búsqueda y dado el respectivo diagnóstico, es hora de poner manos a la obra. Hay que demoler mis muros, pero, ¿quién puede hacerlo?

Derribar un muro es difícil: se necesita personal que cuente con los instrumentos más eficaces para hacerlo bien. Sin embargo, para derribar los muros interiores, el personal se reduce a dos trabajadores: Cristo y yo.

1 de mayo de 2013

Iglesia, imposiciones y aborto

Autor: Fernando Pascual

Como la idea aparece con cierta frecuencia, hace falta reflexionar sobre la misma: cuando la Iglesia católica se opone al aborto, ¿no estaría buscando imponer una idea ética o religiosa de un grupo a toda la sociedad?

El modo de razonar tras esta pregunta puede ser más o menos claro: el aborto es un tema discutido sobre el que hay muchos puntos de vista. Uno de ellos es el punto de vista de la Iglesia católica, que considera el aborto como un delito. Sin embargo, existen otros puntos de vista, como el de quienes ven el aborto como una solución ante problemas graves que afectan a miles de mujeres. Estaríamos, así, ante visiones diferentes que estarían llamadas a convivir en un mundo pluralista.