28 de febrero de 2014

Caridad y verdad



Autor: Fernando Pascual

Avanzar desde la verdad hacia la caridad, y avanzar desde la caridad hacia la verdad, ¿son cosas distintas?

La caridad nos lleva a amar al otro desde un amor que viene desde lo más profundo y lo más grande que podamos imaginar: desde el corazón del mismo Dios.

Porque Dios ama al hombre, porque Cristo ha dado su vida por nosotros, podemos emprender un camino hacia el amor y para el amor.

Reconocer y descubrir el Amor de Dios implica dar un primer paso hacia la verdad. Porque la verdad está en Cristo, que es Camino, Vida y Verdad. Porque fuera de Cristo, según una fórmula atrevida de un autor del siglo XX, no hay verdades profundas y completas para el inquieto corazón humano.

26 de febrero de 2014

Homenaje a Eugenio Corti, uno de los grandes narradores del siglo XX



Autor: Luis Alfonso Orozco

A la edad de 93 años falleció el pasado 5 de febrero de 2014, en su pueblo natal de Brianza, en Lombardía, el escritor italiano Eugenio Corti, uno de los más grandes narradores europeos del siglo de las grandes guerras. Corti contó y narró la epopeya de la terrible guerra de mediados del siglo, porque él la vivió y sufrió en su propia piel. Denunció con valentía los totalitarismos aparecidos en Europa, muy en particular el comunismo, desde los ojos del protagonista que vivió los horrores de la guerra como soldado en el frente ruso y posteriormente la durísima retirada de los italianos entre la nieve, las temperaturas de congelamiento, el hambre y los campos de prisioneros soviéticos, donde perecieron millares de alemanes e italianos.

Un vasto cuadro de la Italia del siglo XX

Su obra monumental es una novela de 1300 páginas, El caballo rojo (“Il Cavallo rosso”, en el italiano original), publicado en 1983 y que ha conocido más de 24 ediciones y se ha traducido en diversas lenguas. Es una novela que inicia con la entrada de Italia en la guerra (1940) y se cierra en 1974 después del “milagro” italiano, con el triunfo del referéndum a favor del divorcio.

24 de febrero de 2014

Dos mil años después de Cristo, ¿podemos todavía predicar la fe con franqueza y valentía?


Autor: Jesús David Muñoz

Jesús hablaba en público con plena libertad y a los apóstoles con toda claridad. Son dos aspectos de la predicación de Cristo que los evangelistas califican con la palabra griega parresía, que literalmente significa «libertad de decir todo». Una traducción que intentase dejar más claro el sentido diría que Jesús hablaba con toda franqueza, libertad y claridad.

Posteriormente se usó la misma palabra griega para calificar la predicación de los apóstoles; también ellos hablaban con toda franqueza, confianza y parresía de la Buena Nueva, pero a esta confianza se le añadió un matiz especial de valentía y audacia cuando las autoridades judías y luego romanas se opusieron tajantemente al Nuevo Anuncio.

20 de febrero de 2014

Una sana filosofía para una teología bien elaborada


Autor: Navegando entre ideas

Pablo VI pronunció una importante homilía como apertura de la II Asamblea general de los obispos de América Latina (Bogotá, 24 de agosto de 1968). En la misma advirtió de algunos peligros que conviene tener presentes para no incurrir en errores contra la fe católica.

“Y después, haciendo puente entre nosotros y nuestro rebaño, las virtudes teologales asumen para nuestra alma y la del prójimo toda su soberana importancia. Nos hicimos una llamada a la Iglesia para celebrar un « año de la fe », como memoria y homenaje a la fecha centenaria del martirio de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, y también a vosotros ha llegado el eco de Nuestra solemne profesión de fe.

19 de febrero de 2014

Marineros o Astrónomos

Autor: Tony Flores

Hace algunas décadas, antes de que existieran los sistemas de posicionamiento global, los navegantes se orientaban en sus viajes guiándose únicamente por las estrellas. Esta antigua profesión, junto con la de los astrónomos (no astrólogos), implicaban un constante volverse al cielo en busca de las estrellas. La única diferencia es que unos las buscaban para servirse ellas como un medio y los otros por sí mismas como un fin.

Hoy en día, al igual que estas dos profesiones, existen dos tipos de cristianos que se distinguen únicamente en las razones por las que elevan su mirada: aquellos para quienes Dios es solo una especie de 911, un buzón de sugerencias o una máquina dispensadora de favores; y aquellos otros que lo buscan como se busca a un amigo: por Sí mismo y como único fin.

17 de febrero de 2014

Entre la ciencia y la fe


Autor: Fernando Pascual

Cada época humana, cada cultura, acepta una serie de ideas como verdaderas. Desde ellas los hombres y las mujeres piensan y deciden en los mil asuntos de la vida concreta.

Algo propio de nuestra época es considerar lo “científico” como una especie de verdad absoluta. Los investigadores llegan a ser vistos como “oráculos” que determinan la naturaleza de las cosas, lo que es bueno y lo que es malo, lo pasado y lo futuro. No faltan quienes tachan de enemigos del progreso y de fundamentalistas a quienes pongan en duda las afirmaciones que ofrecen los hombres de ciencia.

En realidad, quienes conocen el mundo de los laboratorios saben que no todo está claro, y que muchas afirmaciones y leyes aceptadas como “absolutas” no son más que etapas provisionales de un camino entre tinieblas.

14 de febrero de 2014

Una carta de san Alfonso María de Ligorio


Autor: Navegando entre ideas

En octubre de 1774, un cardenal pedía sugerencias al padre Alfonso María de Ligorio en vistas al cónclave que estaba para elegir un nuevo Papa. Entre las ideas, encontramos estas reflexiones que aparecen recogidas en diversos lugares de Internet.

«Para sacar a la Iglesia de la relajación y la confusión en que se encuentra universalmente en todos sus niveles, no bastan la ciencia y la prudencia humanas, sino que hace falta el brazo de Dios todopoderoso. Entre los obispos, son pocos los que tienen verdadero celo por las almas. Las comunidades religiosas están relajadas en casi todos los casos, o incluso sin el casi, porque en ellas, en medio de esta confusión, falta la observancia y se pierde la obediencia. En el clero diocesano, las cosas aún están peor y, por lo tanto, se hace necesaria una reforma general de todos los eclesiásticos, con el fin de reparar la gran corrupción de las costumbres que existe entre el clero diocesano.

12 de febrero de 2014

Cuando perros y gatos empiezan a ser más numerosos en los hogares

Autor: Luis Alfonso Orozco

Europa, e Italia en concreto, se ha ido convirtiendo en residencia preferida de perros y gatos, cada vez más numerosos y mimados en las casas. Algunos italianos muestran una predilección, en ocasiones obsesiva, por “gli amici a quattro zampe”, por los amigos en cuatro patas.

No cabe duda que se trata de los tradicionales animales de compañía, pero la explosión de perros y gatos en las casas y hogares urbanos se explica también por la escasez de niños. El vacío de cunas y biberones, de carritos porta-bebés, de niños y adolescentes, en muchos hogares se suple con los animales domésticos tradicionales, pero no sólo; hay también quienes aman los animales exóticos y peligrosos como las serpientes.

10 de febrero de 2014

El naufragio del derecho



Autor: Elías Saavedra

El derecho existe para defender a cualquier ser humano de agresiones e injusticias, de abusos y crímenes, de robos y marginaciones arbitrarias. El derecho busca proteger al hombre simplemente en cuanto hombre. Se coloca por encima de quienes aman las “etiquetas discriminatorias”, por culpa de las cuales sólo algunos son defendidos mientras que otros son marginados según el capricho de ideologías y grupos de poder.

En muchos pueblos del pasado y del presente el derecho ha sido desvirtuado por injusticias como la esclavitud, la eliminación de niños recién nacidos o aún no nacidos, el racismo, el desprecio hacia la mujer. Ahora, además, se está produciendo un nuevo fenómeno no carente de injusticia: la sobreprotección de algunos grupos humanos en detrimento de otros.

7 de febrero de 2014

Aprender a confiar en Dios



Autor: Navegando entre ideas

En su obra “La confianza en Dios”, el padre Jacques Philippe ofrece las siguientes reflexiones sobre la paz del alma y la confianza.

“La preocupación jamás ha resuelto ningún problema. Lo que resuelve problemas es la confianza, la fe. «De verdad os digo, si tuvieseis fe como un grano de mostaza, diríais a esta montaña: Muévete de aquí a allí, y se movería, y nada os sería imposible».

Evidentemente se trata de una imagen. Pues es una invitación apremiante a tener más fe. «Que si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¡cuánto más hará por vosotros, hombres de poca fe!», dice Jesús.

5 de febrero de 2014

Evangelizar a través de la belleza y el arte

Autor: Luis Alfonso Orozco

Pocos lugares del mundo pueden presumir justamente, como Roma, de una síntesis armónica de arte y fe, que a lo largo de los siglos ha dado origen a un patrimonio de la humanidad único. Datos oficiales señalan que más de 4,5 millones de personas de diversas partes del mundo visitan cada año los Museos Vaticanos, pero el 2013 se constituyó en el año récord con 5,4 millones de visitantes (cf. L’Osservatore Romano, 11-I-2014). Es cierto que se trató de un año de excepción con eventos epocales como el Año de la Fe y la renuncia de Benedicto XVI, con la consiguiente elección de Francisco al papado.

Este dato demuestra el vivo  interés de los peregrinos en conocer la Ciudad Eterna, única en historia, arte y espiritualidad, y al mismo tiempo plantea el papel preponderante del arte como vehículo de evangelización.

3 de febrero de 2014

¿En dónde está el sol?

Autor: Santiago Kiehnle

Cuando el cielo está despejado podemos ver con claridad el sol. Aunque es cierto que si lo vemos directamente nos encandila. Sin embargo, cuando el cielo está nublado no podemos ver el sol, pero a pesar de estar escondido detrás de las nubes, nos siguen llegando sus rayos. No obstante que haya muchas nubes, que haga muy mal clima, incluso puede estar lloviendo mucho, pero el sol siempre estará ahí. Aunque no lo podamos ver durante algunos momentos, el sol permanece ahí.

Lo mismo sucede con Dios. No podemos verlo directamente porque nos encandilaría. Es demasiado para nuestros ojos humanos. Hay momentos en la vida en que vemos con claridad, vivimos en paz y tenemos días preciosos. Pero también hay otros momentos malos, en los que no vemos con claridad, nuestra vida parece estar nublada y creemos que Dios ya no está ahí. Sin embargo, detrás de todas las nubes, Dios sigue brillando con todo su esplendor y sus rayos nos siguen llegando.